lunes, 6 de noviembre de 2017

ESMALTES LIBRES DE TÓXICOS



 ¡Lo fácil que puede ser, al menos para mí,  ponerme de buen humor con algo tan sencillo como pintarme las uñas! ¿Pero sabías que esta rutina también puede ser una de las más tóxicas?

Así es, por eso debemos leer bien las etiquetas y entender los componentes de los productos que compramos. Hay muchos esmaltes que se publicitan como “3 Free” lo que significa libre de : Ftolato de dibutilo (DBP), Tolueno y Formaldehído. En esta categoría entran la mayoría de esmaltes que conoces: Opi, Sally Hansen, Essie por ejemplo. Pero también está la opción “5 Free” lo que significa que además de lo anterior, son libres de Alcanfor, Resina y Resina de Formaldeído. Aquí es donde entra Deborah Lippmann




Por supuesto, ya había escuchado de Deborah Lippmann antes, famosa manicurista de las estrellas de Hollywood que ama su profesión porque “¿en qué otra profesión hay más contacto humano y te sentirás tan unida a otra persona, sosteníendole las manos durante una hora mientras le trabajas las uñas?”. Alguien que piensa así, definitivamente, tiene mi atención. Lippmann con el tiempo, lanzó su línea de esmaltes, libre de tóxicos y con una variedad de colores impresionante. ¿Les gusta este rojo cremoso? Se llama Footloose (¡tenía que llamarse así, es perfecto!)





¡Los colores! ¡Miren este rosa metálico!. Antes de hacer esta nota estuve probando los esmaltes durante un mes. Les cuento que la primera vez que me hice las manos, la técnica fue honesta conmigo: es probable, que al ser libres de tóxicos duren menos que otras marcas. ¡Sorpresa! En mí, duraron casi el doble que las alternativas convencionales, y puntos extras: a las dos semanas mis uñas dejaron de pelarse.





Ahí tienes, una alternativa más. Esta vez, libre de tóxicos y con una inmensa variedad de colores, que van desde los oscuros más modernos  hasta los nudes y grises más versátiles, como este gris verdoso pálido que me imagino usando todos los días. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario